La alcaldesa rubrica el convenio para la rehabilitación completa de las viviendas de San José de Las Longueras

 

Telde, a 23 de diciembre de 2021.- La alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, rubricó hoy en Santa Cruz de Tenerife el convenio de la Fase II del ARRU (Área de Regeneración y Renovación Urbana) de San José de Las Longueras, lo que permitirá completar la rehabilitación de todas las viviendas, toda vez que el acuerdo correspondiente a la Fase I se firmó en noviembre del año 2020.

Así, el documento rubricado este jueves por la primera regidora teldense, en un acto en el que han participado el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, David Lucas Parrón, asegura la financiación de las 200 viviendas que restaban, con un montante de 1.317.020,53 euros.

De esa cantidad, 110.580,95 euros serán aportados por el Ministerio, 881.137,27 euros por la Comunidad Autónoma, 68.347,19 euros por el Ayuntamiento de Telde, 225.139,12 euros por el Consorcio de Viviendas del Cabildo de Gran Canaria  y 31.816 euros por los vecinos y vecinas de los pisos rehabilitados.

Cabe recordar que la Fase I –correspondiente a 296 viviendas- cuenta con una financiación de 2,3 millones de euros, y en la que el Ayuntamiento y el Cabildo aportaban las mayores cuantías –cercanas a los 800.000 euros cada Institución-. Entre las dos fases, la rehabilitación de las 496 viviendas de San José de Las Longueras tendrá un coste de 3,6 millones de euros.

La alcaldesa Carmen Hernández subrayó que el convenio firmado a finales de  2020 también asegura el arreglo de 62 nuevas viviendas en el Valle de Jinámar, que se sumarán a las 1.700 ya rehabilitadas en ese barrio.

Igualmente, Hernández se congratuló de que “San José de Las Longueras vaya a disfrutar de la reforma integral no solo de sus edificios sino de la reurbanización de sus espacios públicos, dando un cambio de imagen total a la zona”. Además, la primera edila aseguró que “este tipo de actuaciones no solo mejoran el entorno y con él la calidad de vida de los vecinos”, sino que se trata de “una inversión potente que generará economía y puestos de trabajo”.