El parque infantil de Santa Rosalía se convierte ya en el primer espacio del municipio con remos adaptados para personas con movilidad reducida

 

Telde, a 26 de enero de 2022.- La infancia de Telde cuenta ya con el primer parque infantil con juegos adaptados para personas de movilidad reducida, el de Santa Rosalía, cuyos trabajos de remodelación han concluido estos días.

La alcaldesa, Carmen Hernández, y el concejal de Parques y Jardines, Álvaro Monzón, visitaron este martes el recinto en el que se ha procedido a eliminar las jaulas que albergaban en el pasado diversos animales y sustituir el pavimento y los antiguos remos por otros de nueva generación, ofreciendo así a las familias del municipio un espacio más acogedor en el que pasar el tiempo de ocio.

Carmen Hernández afirma que “la transformación de este espacio es un punto de inflexión en la ciudad y constituye un antes y un después en la concepción de cómo deben ser y serán los parques infantiles de Telde para que puedan contribuir a la psicomotricidad y las relaciones interpersonales de los pequeños y sus familias, a la vez que se divierten”.

La remodelación de este recinto, que forma parte del Plan de Renovación Integral del Mobiliario en Áreas Infantiles Adaptadas impulsado por el departamento de Parques y Jardines para renovar todos los parques infantiles de Telde, “pone de manifiesto la apuesta del Gobierno local por la infancia y el inicio de la mejora de las infraestructuras y servicios públicos, una vez saneada la economía del municipio”, añade Hernández.

El concejal del área, Álvaro Monzón, detalla que en este parque infantil se ha instalado “un nuevo pavimento continuo de llamativos colores verde y amarillo, así como juegos de nueva generación, los denominados 3D, que sobresalen en el conjunto y que invita a los menores a interactuar con estos elementos, un remo adaptado a las personas como movilidad reducida que incluye un asiento columpio inclusivo con una cadena de seguridad y un parachoques de caucho, y un juego combinado de escaleras y tobogán”.

Por otro lado, la actuación ha incluido la colocación de mesas de picnic y bancos de colores con el objetivo de que este espacio se convierta en un lugar de disfrute para las familias, una vez que la normativa anticovid permita su reapertura.

Álvaro Monzón recuerda que hace un año se inauguró en este parque una placa en recuerdo de la mona Lulú, que vivió en este espacio durante varios años, y como reconocimiento a los diferentes agentes sociales que intervinieron en su rescate, cuidado y su posterior traslado a la reserva natural en la que ahora reside. 

Lulú, continúa el edil, “se convirtió en todo un icono para la ciudad y su rescate se convirtió al municipio en un referente en la defensa del bienestar animal”. Ahora, una vez desmontadas las jaulas, “el parque de Santa Rosalía se convierte en un espacio para disfrutar de la naturaleza, de los pájaros en libertad y del sonido del agua que emite sus fuentes”.